Putin, más duro que nunca: arremete contra Occidente y declara el fin de la "era unipolar" de EEUU

Acusa a EEUU de usar al resto de países como “colonias” o “patio trasero” y calcula que las sanciones le cuestan a la UE 400.000 millones.
|
Vladimir Putin en San Petersburgo.
Vladimir Putin en San Petersburgo.
OLGA MALTSEVA via Getty Images

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha pronunciado uno de sus discursos más duros desde el inicio de la invasión y que coincide con el anuncio de la candidatura de Ucrania para integrarse en la Unión Europea.

En concreto, el líder ruso ha arremetido contra algunos países occidentales y ha declarado el fin “de la era del mundo unipolar” como han adelantado algunos medios como CNN.

“Cuando ganaron la Guerra Fría, EEUU se declaró representante de Dios en la tierra, personas que no tienen responsabilidades, solo intereses. Han declarado que esos intereses son sagrados. Ahora son unidireccionales, lo que hace que el mundo sea inestable”, ha asegurado.

Además ha acusado a EEUU de usar al resto de países como “colonias” o “patio trasero”. “Viven en el pasado por su cuenta, bajo sus propias ilusiones. Creen que han ganado y que todo lo demás es una colonia, un patio trasero. Y las personas que viven allí son ciudadanos de segunda clase”, ha añadido mientras ha defendido “la operación especial” en Ucrania como “salvavidas”.

El discurso en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo. se tuvo que retrasar más de una hora debido a un ciberataque masivo.

Occidente instrumentaliza la guerra

Putin también ha aclarado que la situación de la economía mundial no es un asunto de los últimos meses y ha acusado a las potencias occidentales de usar la guerra para justificar los problemas económicos de la actualidad.

”Especialmente no es el resultado de una operación militar especial que Rusia está realizando en el Donbás”, ha apuntado el presidente ruso en el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

En este punto, Putin ha criticado que las declaraciones que van en esa línea son una “franca y deliberada distorsión de los hechos”, pues la inflación en los mercados se gestó antes de la decisión de Rusia de atacar a su país vecino a finales de febrero, según recoge la agencia rusa Interfax.

“El mundo ha sido llevado constantemente a tal situación por muchos años de políticas macroeconómicas irresponsables de los llamados países del G7, incluida la emisión y acumulación incontroladas de deudas no garantizadas”, ha aseverado Putin, quien considera que esto se agravó con la irrupción del coronavirus.

El grano “no está obstaculizado”

Según Putin, ellos no obstaculizan la exportación de grano ucraniano y está dispuesto a garantizar la seguridad de los buques de carga que lo transporten, a cambio de que Kiev quite las minas de sus puertos en el mar Negro.

“No puedo callar, hay muchas especulaciones al respecto de los suministros ucranianos al mercado internacional. No obstaculizamos nada, por dios. No fuimos nosotros quienes minamos los puertos ucranianos en el mar Negro”, ha declarado

“No obstaculizamos nada, por dios. No fuimos nosotros quienes minamos los puertos ucranianos en el mar Negro”

Putin ha acusasdo también a Occidente de “chupar como una aspiradora” mercancías de los países más pobres, a los cuales apenas les dejó rastrojos.

“Imprimieron grandes cantidades de dinero, ¿y después qué? ¿A dónde fueron estos recursos? Es evidente que entre otras cosas a la compra de mercancías y servicios más allá de los países occidentales... allí fluyó el dinero impreso”, indicó.

Según el mandatario, Occidente “comenzó literalmente a chupar como una aspiradora, a vaciar los mercados globales sin pensar en los intereses de otros estados, incluyendo los más pobres”. “A ellos les dejaba solo rastrojos, y a precios astronómicos”, ha denunciado.

Las sanciones le cuestan a la UE 400.000 millones

Putin también ha considerado que la ‘guerra relámpago’ económica lanzada contra su país por las potencias occidentales estaba abocada al fracaso y ha advertido de que las sanciones son un arma de doble filo, ya que se estima que acabarán suponiendo un coste de más de 400.000 millones de dólares (382.000 millones de euros) para la Unión Europea, que ha perdido su soberanía política a costa de su propia población y economía “para bailar al son de otros”.

“La ‘blitzkrieg’ económica contra Rusia no tenía posibilidades de éxito”, ha afirmado Putin que también ha defendido que el arma de las sanciones “es de doble filo” e inflige un daño comparable “e incluso mayor” a los mismos ideólogos de estas.

“Según los expertos, solo las pérdidas directas de la Unión Europea por la fiebre de las sanciones durante el próximo año pueden superar los 400.000 millones de dólares”, ha añadido el presidente ruso, para quien esta es la factura a pagar por adoptar “decisiones divorciadas de la realidad y contra el sentido común”.

ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS
ASSOCIATED PRESS