INTERNACIONAL
15/05/2018 23:47 CEST | Actualizado 16/05/2018 07:57 CEST

Corea del Norte amenaza con cancelar la cumbre entre Kim y Trump

Pyongyang se ha retirado de la próxima reunión que iba a mantener con Seúl.

EFE

Corea del Norte ha cancelado su próxima reunión de alto nivel con Corea del Sur, prevista para este miércoles, y se plantea cancelar la cumbre del 12 de junio en Singapur entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, si Washington sigue insistiendo en que desmantele su programa nuclear de forma unilateral e inmediata.

La razón que ha dado Pyongyang para cancelar el encuentro de este miércoles es la "provocación" de las maniobras militares que están llevando a cabo y continuarán haciéndolo Corea del Sur y EEUU.

Según la agencia oficial norcoreana KCNA, citada por la surcoreana Yonhap, las maniobras Max Thunder, en las que participan las fuerzas aéreas estadounidenses y surcoreanas son un ensayo para una invasión de Corea del Norte y "una provocación intencionada".

"Estados Unidos tendrá que sopesar cuidadosamente todo lo relacionado con la prevista cumbre con Corea del Norte, a tenor de estos provocadores ejercicios militares conjuntos con la participación de las autoridades de Corea del Sur", se indica en la nota.

A juicio de Pyongyang, esas maniobras vulneran la Declaración de Panmunjon suscrita el 27 de abril por los líderes de ambos países en dicha ciudad, donde se encuentra la frontera entre las dos Coreas y que establecía un compromiso por la paz permanente y la completa desnuclearización de la península.

En los ejercicios militares, que comenzaron este viernes y durarán dos semanas, participa un centenar de aviones, entre ellos ocho del tipo F-22, indetectable al radar, así como cazabombarderos F-15 y bombarderos estratégicos B-52.

Corea del Sur y Estados Unidos realizan regularmente ejercicios militares conjuntos que siempre han suscitado el rechazo del régimen de Pyongyang, que los considera una amenaza y un ensayo para una eventual invasión del norte.

Acusa a EEUU de querer imponerle "el destino de Libia e Irak"

Horas después, una nota firmada por el vicecanciller Kim Kye-gwan y publicada por la agencia estatal de noticias KCNA dice que las propuestas de Washington para que desmantele de golpe su programa nuclear "no supone un intento de solventar el problema a través del diálogo".

Pyongyang acusa a EEUU de "tratar de imponer el destino de las derruidas Libia e Irak" a su país. "Funcionarios de la Casa Blanca y la Secretaria de Estado, incluyendo al asesor de Seguridad Nacional John Bolton, andan soltando afirmaciones sobre el programa de desarme al estilo Libia", acusa.

Esto hace referencia al acuerdo que Trípoli y Washington firmaron en 2003 y por el cual el régimen libio (derrocado merced al alzamiento de opositores y a los bombarderos aliados de 2011) eliminara su programa de armas de destrucción masiva y entregara su arsenal a cambio de incentivos económicos.

"Nunca hemos tenido ninguna expectativa de apoyo económico de EEUU y tampoco aceptaremos ese acuerdo en el futuro", reza también el texto, que termina por calificar a Bolton de "repugnante".

De este modo, Pyongyang advierte a Washington de que si sigue escuchando a Bolton y a otros "pseudo patriotas" que insisten en la solución libia, "las perspectivas sobre la inminente cumbre Corea del Norte-EEUU y sobre las relaciones Corea del Norte-EEUU en general quedarán bien claras".

El nombramiento de Bolton ya desató las alarmas en EEUU por su perfil extremista y belicoso.

¿Qué dice EEUU?

Tras conocerse la posibilidad de cancelar la cumbre, la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Heather Nauert, ha asegurado que Washington no tiene previsto cancelar esas maniobras porque son "legales" y "no provocativos".

"No hemos escuchado nada de ese Gobierno (norcoreano) ni del Gobierno de Corea del Sur que indique que no vayamos a continuar con esos ejercicios o que no vayamos a seguir planificando nuestra reunión entre el presidente Trump y Kim Jong-un para el próximo mes", ha especificado la portavoz.

Nauert asegura que Estados Unidos no ha recibido ninguna notificación "formal ni informal" de Corea del Norte en ese sentido, y que por tanto "continúa planificando la reunión" entre Trump y Kim.

"Kim Jong-un ha dicho en el pasado que entiende la necesidad y utilidad de que Estados Unidos y Corea del Sur se impliquen en esos ejercicios, que son legales y se planifican con mucho, mucho tiempo", ha subrayado la portavoz.

"(Estos ejercicios) no son provocativos, éstas son cosas que hacemos por todo el mundo con todos nuestros socios y aliados", ha agregado.

Seúl ha tachado de "lamentable" la "decisión unilateral" de Corea del Norte de posponer las conversaciones, al considerar que no se ajusta "al espíritu y propósito de los acuerdos alcanzados entre los líderes de ambos países", según un comunicado del Ministerio surcoreano de Unificación.

LA HISTÓRICA REUNIÓN ENTRE LAS DOS COREAS

Kim Jong Un haciendo cosas

NOTICIA PATROCINADA