INTERNACIONAL
10/02/2021 17:05 CET | Actualizado 10/02/2021 17:24 CET

La OMS contradice a España y otros países y recomienda la vacuna de AstraZeneca a mayores de 65 años

"Sin límite de edad", señala el organismo.

Kristian Buus via Getty Images
Una anciana recibe la vacuna de AstraZeneca en Escocia

El Grupo Consultivo Estratégico de Expertos en Inmunización (SAGE) de la OMS ha recomendado la vacuna de AstraZeneca y Oxford para personas mayores de 18 años “sin límite de edad”. Eso incluye a aquellas por encima de los 65 años, en contraste con la decisión de algunos países de restringir su uso a las personas mayores, una limitación que es incluso más severa en España.

“La vacuna puede ser administrada a partir de los 18 años, sin límite de edad máxima, por lo que puede también administrarse a mayores de 65 años”, señaló el presidente de SAGE, el mexicano Alejandro Cravioto, en una rueda de prensa organizada por la OMS.

El experto reconoció que en los ensayos clínicos de esta vacuna hubo una pequeña participación de mayores de 65 años, lo que ha podido contribuir a las dudas sobre su eficacia. Sin embargo, ha recalcado que los análisis de SAGE concluyen que “los resultados en esas personas no son diferentes que en grupos más jóvenes”.

Los resultados (de la vacuna) en mayores de 65 años no son diferentes que en grupos más jóvenesAlejandro Cravioto, presidente de SAGE, perteneciente a la OMS

La limitación de su uso es aún más severa en España. Aquí, la Comisión de Salud Pública decidió aprobar el medicamento de AstraZeneca solo para población entre 18 y 55 años, después de intensos debates por sus posibles efectos en grupos de más edad.

A esas dudas se han agarrado otros países europeos como Francia, Alemania o Bélgica para limitar su administración a menores de 65 años, frente a otros como Reino Unido (origen de la vacuna) que sí que la inoculan en mayores de esa edad.

Defienden su utilidad contra las nuevas cepas

El grupo especializado de la OMS también insiste en los beneficios del medicamento contra las nuevas variantes. 

“Incluso si hay variantes en un país, no hay motivos para no usar la vacuna de AstraZeneca para poder reducir la enfermedad grave entre esta población. En Sudáfrica hay una reducción marcada de la eficacia de la vacuna contra enfermedad leve y moderada y reducción en anticuerpos. No se ha evaluado la eficacia contra enfermedad grave, pero hay pruebas indirectas de que sigue siendo eficaz”, ha destacado en rueda de prensa desde Ginebra (Suiza) el máximo dirigente del SAGE, Alejandro Cravioto.