Si ninguno de los reyes europeos abdicados dispone de una potente coraza jur√≠dica, ¬Ņa qu√© vienen tantas prisas para aprobar un fuero excepcional para Juan Carlos I? Al galope, con una improvisaci√≥n que busca disimular la impericia gubernamental, la C√°mara Baja dar√° luz verde a ese aforamiento civil y penal.
Si Felipe VI se ve afianzado en el trono por el resultado de un refer√©ndum constitucional, seguramente los espa√Īoles podremos dejar atr√°s el desconcierto retomando la ilusi√≥n por la democracia social y pol√≠tica de los a√Īos setenta. Una democracia sustentada en la decencia y la inteligencia.